3 suplementos para reforzar el sistema inmunitario del niño

En este artículo:

Los ambientes donde se desenvuelve el niño tienden a tener mucha basura. Desde gérmenes que se pueden pescar en el patio de juegos hasta toxinas en las pinturas para jugar y bacterias en la cazuela de atún del almuerzo de la escuela. Los niños están expuestos a muchas cosas.

Como padres, muchos de nosotros nos preguntamos qué podemos hacer para fortalecer el sistema inmunológico de nuestros hijos.

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es un conjunto de tejidos, células y órganos que nos protegen de cualquier amenaza.1 Funciona sin cesar todos los días para protegernos de cosas como virus, bacterias y otras toxinas.1

Muchas escuelas de pensamiento creen que el cuerpo posee una habilidad incorporada de sanarse a sí mismo. Todos estos beneficios asombrosos provienen del sistema inmune.

Afortunadamente, los niños poseen un sistema de defensa inmune increíble, ¡mejor que el de la mayoría de los adultos!

¿Cómo funciona el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico se compone de dos partes: innata y adaptativa.

El sistema innato es inespecífico, es decir, combate todas las amenazas sin tener en cuenta qué son. Un gran ejemplo de la inmunidad innata es nuestra piel. La piel produce naturalmente secreciones ácidas. Esto representa un mecanismo de defensa. Si una bacteria o virus toca la piel, normalmente, este entorno ácido los mata de inmediato.1

Nuestro sistema inmunológico adaptativo es un poco más complicado. Se trata de un sistema de células complejo que aprende a matar amenazas específicas. Por ejemplo, la primera vez que el cuerpo se encuentra con el virus de la gripe, las células aprenden de este. Aprenden cómo es y cómo atacarlo. Solo el cuerpo débil (sin dormir, dieta pobre, etc.) contraerá el virus y presentará síntomas. De lo contrario, el cuerpo aprende a matarlo, solo por entrar en contacto con este. Así que, la próxima vez que el virus de la gripe venga de visita, las células específicas se despliegan y saben exactamente qué hacer para matarlo.1

Sin embargo, al igual que cualquier sistema del cuerpo, a veces, el sistema inmunológico necesita refuerzos.

Método natural para reforzar el sistema inmunológico

Los padres pueden fortalecer su sistema inmunológico y el de sus hijos con remedios naturales, ya que las familias están contemplando sumergirse en una nueva normalidad y en lo que eso conllevará cuando los niños regresen a la escuela.

Investigadores han estudiado numerosas hierbas, suplementos y vitaminas para determinar si estos pueden reforzar un sistema inmune sano.

1. Vitamina D: refuerzo para huesos y sistema inmune sanos

La vitamina D es una de las cuatro vitaminas solubles en grasa importantes para el cuerpo (entre las demás se encuentran las vitaminas A, E y K). La vitamina D proviene de tres fuentes alimenticias principales: alimentos, suplementos y, con la ayuda de la luz del sol, su propio cuerpo. Al combinar el colesterol con los rayos UV del sol, usted obtiene vitamina D. Entre las fuentes alimenticias de esta se encuentra el pescado graso, como la sardina y algunos hongos. Los productos lácteos, como la leche, a menudo son fortificados con vitamina D, al igual que otros alimentos procesados, como los cereales.2

Esta vitamina tiene funciones importantes en el cuerpo que incluyen el refuerzo de los huesos y del sistema inmunitario sanos. Con la suplementación de vitamina D , los investigadores hallaron que esta vitamina podría mejorar la función de los glóbulos blancos, los cuales nos protegen de los virus y otros patógenos.2

Es importante mantener los niveles normales de vitamina D, ya que la deficiencia de esta podría hacernos más vulnerables ante enfermedades, como infección de las vías respiratorias altas, entre estas, la gripe y el asma.3

2. Zinc: refuerza la glándula timo

El zinc es uno de los minerales más comunes del cuerpo y tiene más de 100 funciones, las cuales incluyen actuar como cofactor para muchas rutas metabólicas.4,5

Una de las tareas más importantes del zinc es apoyar el sistema inmune. Este mineral esencial actúa como cofactor, el cual ayuda a las enzimas a crear la hormona tímica, la cual estimula la función glandular del timo. El timo es clave para “educar” nuestro sistema inmunológico. Este le informa a un grupo de glóbulos blancos, llamados células T, qué “combatir” y qué dejar simplemente. Esta “educación” ocurre a una edad muy temprana e impide que el cuerpo se ataque a sí mismo, permitiendo que los glóbulos blancos solo ataquen a virus y otros patógenos.5,6

El zinc se presenta de muchas maneras, entre estas, comprimidos, cápsulas y pastillas.

3. Vitamina C: la clave de la inmunidad

La vitamina C es la vitamina en la que la mayoría de las personas piensan cuando se habla de “refuerzo inmunológico”. Este compuesto soluble en agua es clave en la manera en que funciona nuestro sistema inmune.

Por ejemplo, esta vitamina podría ser importante para reforzar las barreras físicas contra infecciones, como la piel. También podría ayudar a muchas células inmunitarias al “comer” y “destruir” agentes infecciosos. Específicamente, ayuda a las células inmunitarias a generar oxidantes, los cuales son químicos que las células usan para matar los virus y las bacterias.7

La vitamina C, al igual que el zinc, tiene el papel de “educar” a nuestro sistema inmunitario. Ayuda a “enseñar” a las células inmunitarias quiénes son los malos. Estas células “recuerdan” y pueden combatir a los malos más rápido en el futuro.7

Investigaciones también han señalado que tomar vitamina C ayuda a prevenir las infecciones en el futuro o de forma profiláctica.7